Marta Noce, pionera de las periodistas de fútbol en un mundo machista, socia vitalicia del Circulo de periodistas deportivos e integrante de la Comisión Directiva

0 163

Por Juan Roberto Presta

“Pero usted sabe de fútbol de verdad”, le dijo Roberto Perfumo, sorprendido, en una nota que le hizo en 1965. Es que en esa época no se podía concebir que una mujer fuera periodista deportiva y especializada en fútbol. Es más, Marta Noce era la única que se atrevía a ir a las canchas y meterse en un coto que era exclusivo de los varones. Pasaron más de 50 años de aquello y poco tiempo después siguió su camino Eglis Giovanelli y cuando la igualdad de género asoma para pelear sus espacios empiezan a asomar las primeras comentaristas de fútbol en televisión (en realidad hay una sola, Viviana Vila en Fútbol para Todos) y algunas panelistas, como Luciana Rubinska o Ángela Lerena, que les pueden pelear el puesto a los varones.

Marta Noce fue la pionera de las periodistas de fútbol en la Argentina y tuvo que luchar con controles que pensaban que se quería colar en la cancha: “Un control en la cancha de Huracán me pidió la credencial del partido, después la credencial del medio, no conforme con eso me pidió el carnet profesional y como tenía todo, también el de socia del Círculo de Periodistas Deportivos. Recién ahí me dejó entrar”.

Con una larga carrera que empezó en el semanario católico Esquiú y que siguió en la agencia Télam y en algunos diarios del interior, Marta supo abrirse paso ante la desconfianza general: “Yo era la primera que llegaba a la cancha y nunca pedí nada, al contrario, los colegas me pedían información a mí y así me fui ganando la confianza de todos. Les costó aceptarme, pero fui una más de ellos”.

Les hizo notas a todos los grandes deportistas de su época (Juan Manuel Fangio, Guillermo Vilas, Alberto Demiddi, Oscar Gálvez, Roberto De Vicenzo, Diego Maradona); no solamente cubría fútbol, sino todos los deportes, y se dio el gusto de transmitir por Radio Rivadavia la regata en la que Alberto Demiddi se consagró campeón mundial en Canadá, en medio de las transmisiones de fútbol de José María Muñoz, que escuchaba el ochenta por ciento de la audiencia de radio.

Recuerda con orgullo la nota que le hizo a Pelé una de las veces que vino a jugar amistosos en la Argentina, donde O Rey se quedó asombrado de que fuera una mujer su interlocutora, tanto que tres años después viajó a Santos para hacer una nota con Agustín Cejas y mientras caminaba hacia el estadio paró un auto y era Pelé, que le dijo: “Hola, periodista argentina, ¿viene a entrevistar a Cejas?”, y fue él mismo quien lo fue a buscar y se lo trajo para que lo entreviste.

Recuerda que en 1970 “me casé un sábado y el domingo fui a la cancha de Chacarita a cubrir un partido, en la agencia creían que no iba y habían mandado a otro periodista, pero yo empezaba la licencia el lunes y no quise faltar a mi trabajo”. También recuerda: “Un Día de la Madre en cancha de Racing había ido con mi hijo chiquito y en el palco me homenajearon con un aplauso”.

Cubrió el Mundial 1978 para la agencia Télam estando en todas las sedes y después estuvo en los Juegos Panamericanos de Cuba en 1991 y los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Actualmente está jubilada, pero es dirigente del Círculo de Periodistas Deportivos, donde es socia vitalicia desde el día que la llevó el mítico comentarista de Fioravanti, Horacio Bessio, que fue presidente de la entidad.

Hincha de Racing, muestra con orgullo fotos con los jugadores de aquel mítico equipo de José, que fue campeón en 1966 en la Argentina y campeón de la Copa Intercontinental (en aquel momento se decía Copa del Mundo) en 1967. Licenciada en Ciencias Políticas, fue candidata a senadora por la Democracia Cristiana en 1991 y ejerció la docencia a la par del periodismo. El periodismo gráfico no le dio fama, pero sí el orgullo de haber sido la pionera de las periodistas de fútbol de la Argentina.

Leave A Reply

Your email address will not be published.