RECORDANDO A DON PEDRO DEL AREA

Pedro Rodolfo Dellacha fué un futbolista y entrenador argentino que tuvo una descollante actuación jugando como defensor. Fué Capitán de la Selección Nacional de Fútbol y por su destacada presencia en la defensa argentina se ganó el apodo de "Don Pedro del Area". El periodista Juan Roberto Presta, Vocal Titular de la Comisión Directiva del Circulo de Periodistas Deportivos realizó en esta nota una magnífica semblanza de este legendario personaje de nuestro fútbol.

0 69

Homenaje en vida a don Pedro Dellacha:

Sinfonía en dos dimensiones

Pasa sus días en su apartamento, frente a lo que hasta la década del 70 del siglo pasado fue el Estadio de Platense, Pedro Rodolfo Dellacha a punto de cumplir 83 años, sigue manteniendo su sonrisa y su amabilidad habitual, pero por momento confunde los tiempos y recuerda como si fuese ayer algo que pasó hace 60 años, pero se olvida de lo que vivió hace dos minutos. Es como si estuviera en dos niveles, el pasado se le mezcla con el presente y con el futuro. Y recuerda como si fuera la semana pasada (pensando que fue la semana pasada) cuando dejó fuera de la cancha a Pelé, en aquel partido histórico que el Necaxa le ganó al Santos de Brasil por 4 a 3; O cuando tuvo que volver con “la frente marchita” del Mundial de Suecia en 1958 después de la derrota de Argentina ante Checoslovaquia por 6 a 1. Pregunta por ese chico, Ricardo Bochini, al que hizo debutar en la primera de Independiente o sobre “los albañiles”, aquel equipo de Lanús que hizo historia en el fútbol argentino en la década del 60.

Dellacha está afectado del Mal de Alzheimer y aunque su cuerpo todavía parece atlético pasado los 80 (trabajó de técnico hasta casi llegar a los 70 años, su último trabajo fue en Santos Laguna de Torreón), su mente divaga y se olvida lo que está contando para pasar a otro tema, retomando el anterior en el medio de la charla.

Por momentos recuerda con lucidez, por ejemplo aquella tarde histórica del 2 de febrero de 1961 ante el Santos de Pelé: “yo había llegado a México a jugar mi último año de fútbol, tenía 33 y me parecía que era tiempo de dejar, pero en el Necaxa me trataron tan bien que alargué mi carrera 3 años más. En aquel partido todos dicen que yo lo saqué intencionalmente de la cancha a Pelé, pero el negro chocó contra mí en la mitad de la cancha y al caer de dislocó la clavícula. Siempre fui un defensor fuerte, pero nunca fui desleal. En aquella época se pegaban unas patadas terribles, pero yo siempre iba a la pelota. Fuerte, pero a la pelota”.

Pedro Rodolfo Dellacha nació en Quilmes, a 30 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, el 9 de Julio de 1926, comenzó su carrera en el club de su ciudad (Quilmes Atlético Club) el decano del fútbol argentino logrando el ascenso a primera en 1949, después pasó a Racing para reemplazar a un histórico Higinio García y allí se quedó 8 temporadas entre 1952 y 1959, para irse a México al Necaxa donde jugó hasta 1962 y comenzar una dilatada trayectoria como director técnico con grandes logros como dos Copas Libertadores de América con Independiente. Por su firmeza y seguridad lo llamaban “Don Pedro del Área”.

Pero volvamos a sus recuerdos, ahora su sonrisa se cambia por una mueca triste y recuerda aquel equipo argentino que jugó el Mundial de Suecia: “un año antes habíamos ganado el sudamericano de Lima en forma brillante, pero vendieron a Italia a los tres mejores delanteros: Maschio, Angelillo y Sívori. Tuvimos que ir con un equipo veterano y sin saber nada de los rivales, porque Argentina no jugaba mundiales desde 1934 por decisión del presidente Perón y porque en aquella época no había videos. Perdimos en el debut con Alemania por 3 a 1 y eso que ganábamos desde los 2 minutos con un gol de Corbatta. Después le ganamos 3 a 1 a Irlanda del Norte y con un empate con Checoslovaquia clasificábamos, pero nos pasaron por arriba. Nosotros teníamos en el medio a Ángel Labruna con 42 años y problemas en la cintura. Nos llegaban por todos lados y terminamos perdiendo 6 a 1. Sin embargo eso no fue lo peor. Lo peor fue llegar a Argentina y aquellos que nos habían despedido entre aplausos, nos estaban esperando para abuchearnos y tirarnos monedas. Es algo que jamás me voy a olvidar. Nos sentíamos delincuentes y nada más habíamos perdido un partido de fútbol”.

Esa derrota lo marcó tanto que pensó en retirarse del fútbol, pero un año después renació en México donde jugó hasta los 36 y empezó su carrera de entrenador: “como técnico siempre me caractericé por hacer que mis equipos jugarán la pelota por abajo y al toque. El mejor ejemplo fueron los albañiles de Lanús. Allí todos tocaban la pelota y teníamos a Martín Pando como director de la orquesta. Eso lo aprendí en México, donde siempre se intenta jugar a pesar de los riesgos”.

El Lanús de 1967 y 1968 fue un gran equipo que no salió campeón, pero fue el más goleador con “Manolo” Silva y el paraguayo Bernardo Acosta como sus mejores figuras ofensivas.

En 1972, Don Pedro Dellacha hizo debutar en Independiente nada menos que a Ricardo Bochini, que hoy hasta tiene una calle que lleva su nombre y que pasa por la puerta del estadio de los “rojos de Avellaneda”: “Era un chico tímido. Casi no hablaba, pero en la cancha se transformaba. Era un director de orquesta, con una inteligencia para poner pases gol como vi muy pocos jugadores. Yo había hecho debutar antes que a el a Ricardo Bertoni y el fue su socio ideal. Se juntaban en paredes y el bocha aprovechaba la potencia de Bertoni para que este marcara los goles”. A ese gran equipo se lo conoció como “los diablos rojos” y ganó las Copas Libertadores de América de 1971 y 1972, después con la dirección técnica de Roberto Ferreiro ganó la Copa Intercontinental derrotando a la Juventus con un gol inolvidable de Bochini, en doble pared con Bertoni.

Don Pedro sigue con su sonrisa, se junta con su vecino Julio Cozzi (que tiene 90 años) aquel arquero de los famosos Millonarios de Colombia de la década del 50 y pregunta por amigos que ya no están como Néstor “Pipo” Rossi, el “colorado” Rastelli o Juan Carlos “Cacho” Giménez. Cuenta anécdotas con ellos que pasaron hace mucho tiempo, pero el dice que fue “antes de ayer”. Entra en otra dimensión, se olvida del reportaje, pero sigue con su sonrisa y su amabilidad.

# Las declaraciones de este reportaje fueron hechas por Dellacha en distintas notas en los últimos 25 años al autor de esta nota. Por lo demás, la situación actual del ex zaguero es la descripta.

Recuadro:

Dijeron de él

Pelé (en su libro de memorias): “Uno de los defensores que mejor me marcó fue el argentino Pedro Dellacha, tenía una fortaleza enorme, chocar con él, era hacerlo contra un muro”.

Ricardo Bochini: “Es un honor que el que me haya hecho debutar sea el maestro Pedro Dellacha, un técnico enorme, me puso ante River faltando 16 minutos. La selección se había llevado a Semenewicz y Raimondo y me dijo nene, se anima a ir al banco, fue el 25 de junio de 1972 y aunque perdimos uno a cero es un recuerdo inolvidable”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.